Las flores nos enseñan

Posted on Posted in Blog

“Igual que una flor bella y de brillante color, y asímismo rebosante de perfume, son de fructíferas las buenas palabras de quien las pone en práctica.  Buda”

Hace algunos meses recibí una invitación para asistir a un curso de Diseño Floral que era promocionado por Casa Tibet, por lo que pensé que aprender Ikebana sería interesante para complementar lo que muchas veces doy en Módulo II……, por lo que me dispuse a dedicarle un sábado entero a esta nueva experiencia y aliste mis tijeras de florista, mi mandil del Santo, trapito y muy emocionada me presente puntual a la cita.

..

Cuando llegue a la dirección indicada, toque y me recibió una señora de cabello blanco, ojos dulces y encantadora sonrisa quien me invito a pasar. A primera vista me pareció raro el ambiente, donde estaban todos los alumnos? solo habían dos personas más y yo……………..inmediatamente me ofreció té y galletas y la primera sensación desapareció con la primera mordida de la galleta y así sin esperarlo comenzó la experiencia…

..

Isabel Resano se presentó ante sus tres alumnas, explicando que el curso al cual habíamos asistido era de diseño floral occidental (imaginaran mi cara de desconcierto al saber que no era ikebana) y comenzó cual charla de amigas a platicarnos sobre cuidados de la flor, conforme iba avanzando y yo escuchando, el poco o mucho conocimiento de diseño floral que tengo hacía corto circuito con consejos que parecían extraídos de la época victoriana, mecánicos increíbles que por supuesto ya habían sido sustituidos por la creación de la espuma floral,…..comencé a pensar que todavía estaba en buen momento de decir alguna excusa como que se me había olvidado darle de comer a Sopecito (mi perro chihuahueño) y correr y llegar a mi segunda clase del sábado al CADE.

..

Sin embargo, debo decir que algo me atrapo no sé si fueron las galletas, su voz, su sonrisa o las frases que intercalaba mientras que nos daba instrucciones de cómo hacer un mecánico con tela de gallinero, lo que fue un hecho es que pensé que si estaba ahí tenía que sacarle el máximo provecho a las circunstancias y porque no? comerme una que otra galletita jaja.

..

Una vez concluida la charla salimos al garaje de su casa en donde había acondicionado una mesa para que trabajáramos los arreglos que haríamos (un triángulo y un paralelo), mucha experiencias podría contarles cómo que por primera vez use cinta de aislar súper antigua en lugar de cinta water proof, elabore un mecánico con malla de gallinero bastante complicado, reutilice una espuma floral guardada por años!!!!!, etc…..

..

Sin embargo, a pesar de que me traslade a la época victoriana y al comienzo del diseño floral, lo que por cierto me hizo imaginar cómo comenzó nuestra actividad, en clubes de mujeres que se reunían a realizar arreglos florales para sus casas, lo cierto es que obtuve aprendizajes que no esperaba.

..

1.- El primero de ellos más que aprendizaje fue recordatorio y digo recordatorio porque esta experiencia me permitió acordarme del porque había comenzado en diseño floral, de cuanto disfrutaba de las flores y realizar diseños, esto es algo que ahora que doy clases me doy cuenta que todos olvidamos por ahí del paso de las clases, cuando veo que muchos de nosotros nos desesperamos que no nos salga un arreglo, cuando vemos que en nuestro paquete hay flores rotas y nos da coraje o sino logramos ponernos de acuerdo con alguno de nuestros compañeros para el trabajo final acabamos irritándonos, por lo que me quede pensando que todo eso se nos haría más ligero y llevadero si sólo recordáramos nuestro objetivo principal “Nuestro amor por las flores y el disfrute que nos provoca trabajar con ellas”.

..

2.- El segundo aprendizaje fue sobre la importancia de saber escuchar, no oír…… “escuchar “y como dice un pensamiento budista por ahí “Debes escuchar de tal forma que seas compasivo durante todo el tiempo que estés escuchando. Ése es el arte. Si en la mitad de la conversación te sientes irritado o enojado, en este caso no puedes seguir escuchando. Debes practicar de tal forma que cada vez que la energía de la irritación o de la ira surja, puedas inspirar y espirar conscientemente y seguir siendo compasivo. Es a través de la compasión que eres capaz de escuchar a otra persona”.

Yo bien me pude disculpar y salir corriendo, sin embargo decidí quedarme y escuchar atentamente lo que Isabel comentaba de ahí que aprendiera muchas cosas: que suelo ser muy cuadrada en mis perspectivas tridimensionales “palabras textuales de Isabel” y que debo ser más flexible en mi colocación del material vegetativo, que los arreglos deben ser graciosos y agradables a la vista por que con ellos es que se provoca sensaciones y sentimientos, que nuestros arreglos reflejan nuestras emociones es decir en psicología barata como esta nuestra mente: en paz, confundida, estructurada, inflexible, flexible, etc.

 

Escuchar a nuestros maestros, escuchar a mis alumnos, escuchar a nuestros compañeros, escuchar a nuestros clientes, etc. nos puede ayudar a aprender, el ser humano es el único ser vivo que puede aprender al escuchar sin tener que experimentar directamente una circunstancia determinada.

3.- El tercer aprendizaje es sacarle jugo a cualquier situación, puede ser que la flor no sea del color que me guste o que la misma flor no me guste o que me haya tocado para mi examen trabajar con alguien a quien ni le hablo o que sólo cuente con tres flores para decorar, de todas las experiencias se puede obtener frutos, el reto es ese un diseñador floral debe aprender a trabajar con lo que tiene y con ese poco o mucho material con que disponga entregarle a su cliente un resultado que le guste y que sea de acuerdo a sus requerimientos y necesidades.

Isabel Resano fue mi maestra y con mucho orgullo digo que una excepcional y que podré aprender a hacer arreglos como Daniel Ost pero jamás olvidare esa clase en una casita verde de la Narvarte.

 

…..

Y, ¿a que no adivinan queeeeee????? Que mejor itacate para una florista que un pedazo de espuma floral hidratada que fue envuelta en una bolsita y entregada a la alumna para reusarla en otro arreglo futuro.

….

Aportación de Karla Baez

5 thoughts on “Las flores nos enseñan

  1. Que padre experiencia Karla, pero creo que así como tuviste compasión al escuchar y paciencia para quedarte y vivir la experiencia, tuviste mucha humildad al integrarte de corazón a la clase de Isabel.
    También me gusto mucho tu redacción, creo que hasta pude sentir el sabor de las galletas.

  2. KARLA, GRACIAS POR COMPARTIR ESTA MARAVILLOSA EXPERIENCIA, NO SABES CUANTO SE ME ANTOJO !!!!,SOBRE TODO LOS SENTIMIENTOS QUE ISABEL DESPERTO EN TI. FELICIDADES POR QUE ADEMAS ERES UNA GRAN ESCRITORA!!!!.

  3. Increíble Karlita, realmente nos hiciste vivir la experiencia con Isabel con tu relato, creo q momentos como ese cuando nos volvemos mecánicas y absolutamente metódicas, nos refrescan y como dices nos traen de vuelta al origen, al por que estamos aqui!!! Gracias por compartirlo!!!

  4. Karla,realmente te felicito porque tienes un lado humano(o todos)increible, lo que personalmente me consta a travez de los dos modulos en que te he tenido como maestra. Yo realmente lo pensé mucho para a mi edad comenzar a estudiar algo,pero agradezco a CADE en general y muy en especial a ti por el buen trato con las personas mayores. Muy buena tu cronica, nuevamente felicidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *