Flores permanentes

Posted on Posted in Blog

Por mucho tiempo, las flores artificiales han sido sinónimo de mal gusto. Los términos normalmente usados: artificiales, flores de tela, tejidas, acabadas o falsas equivalen, para la mayoría de las personas, a falso, corriente o feo.

Sin embargo, con las flores que actualmente existen en el mercado, este tipo de opiniones no son convincentes, debido a que, las ahora llamadas FLORES PERMANENTES o BOTÁNICOS PERMANENTES (términos difundidos por personas dedicadas a este negocio, principalmente en el extranjero), son bellas, de gran calidad y su apariencia es muy similar a las naturales.


Hoy, gracias al nuevo concepto de decoración floral y modernos procesos de producción, la calidad es más alta y la manutención muy simple.


La mayor parte de las flores artificiales son producidas principalmente en Oriente, pero con el uso de las patentes, la tecnología de montaje, maquinaria y herramientas provenientes de Europa y Estados Unidos, lugares donde el uso de flores y arreglos permanentes es difundido y apreciado.


Las actuales flores artificiales, rara vez están hechas de seda. Se utiliza una mezcla de compuestos químicos complejos, como el poliuretano, el látex, el vinil de policloruro (PVC) y los polímeros más avanzados para creación de texturas sintéticas. Se emplean técnicas especializadas en el revestimiento para dar a estas flores de alta calidad, la sensación de naturalidad inclusive al tacto; de igual forma, los colores “naturales” se realizan con procesos especiales y se aplican por inyección o estratificación (por capas), tecnología usada principalmente en Estados Unidos y perfeccionada en Taiwán y Japón.


Aunque nada puede llegar a igualar en todo la belleza de las flores naturales, las flores permanentes se han convertido en un accesorio alternativo en la decoración de interiores.

Araceli Ríos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *